Beneficios de la suplementación con proteína de suero para la salud humana

Artículo de Abraham Lincoln por Paula Rodrigues  

(Licenciado en Educación Física por la Universidad Federal de Ceará (2014), posgrado en Entrenamiento Deportivo por la Universidad Estatal de Ceará - Información recopilada de Lattes el 08/04/2022)

Introducción

    Según Sgarbieri (1996), la leche tiene un alto valor nutricional, siendo el único alimento que cubre las necesidades nutricionales y metabólicas del recién nacido de cada especie de mamífero. La leche está compuesta en promedio por 871 TP3T de agua, 4,91 TP3T de lactosa, 3,8 % de grasa, 3,31 TP3T de proteínas y 0,7 % de minerales. Los efectos del uso de proteína de suero o proteína de suero han sido ampliamente investigados en los últimos años por la comunidad científica en general. Varios de estos estudios han demostrado las cualidades nutricionales de las proteínas solubles del suero. Estas proteínas se extraen de la porción acuosa de la leche, generada durante el proceso de elaboración del queso. Durante mucho tiempo esta parte de la leche no fue utilizada por la industria alimentaria.

 
    Hubo un cambio a raíz de un estudio realizado por Airola en los años 70, comprobando que el uso de estas proteínas era una parte importante en el tratamiento y prevención de trastornos gastrointestinales como el estreñimiento, los gases y la putrefacción intestinal (SALZANO, 2002). Desde entonces, deportistas, practicantes de actividades físicas, personas físicamente activas e incluso personas con determinadas enfermedades buscan disfrutar de los beneficios del uso de esta fuente de proteínas. Recientemente, la evidencia ha corroborado la teoría de que las proteínas de la leche, incluidas las proteínas del suero, además de tener un alto valor biológico, también contienen péptidos bioactivos, que actúan como agentes antimicrobianos, antihipertensivos, reguladores de la función inmune, así como del crecimiento (SALZANO, 2002 ; LÖNNERDAL, 2003). El objetivo de este estudio fue relacionar y resaltar los principales beneficios encontrados en el uso del complemento alimenticio de proteína de suero para la salud humana, a través de una revisión de la literatura científica que abarcó el tema de este estudio.

proteína de suero

    Las investigaciones realizadas en los últimos años han demostrado las cualidades nutricionales de las proteínas solubles del suero. Según Colker et al. (2000) en ratas, la suplementación con proteína de suero aumentó su esperanza de vida, medida en parte por el envejecimiento celular. Su uso también mejoró las reservas de glutatión hepáticas y cardíacas, así como el sistema inmunológico, a través de una mejor movilidad de los linfocitos. Como es la mejor fuente alimenticia de precursores del glutatión, la proteína de suero debe considerarse en la dieta diaria de los seres humanos.

    Según Haraguchi, Abreu y Paula (2006), las proteínas de la leche, incluidas las proteínas del suero, además de su alto valor biológico, poseen péptidos bioactivos, que actúan como agentes antimicrobianos, antihipertensivos, reguladores de la función inmune, así como factores antimicrobianos de crecimiento. . Las proteínas del suero son altamente digeribles y rápidamente absorbidas por el organismo, estimulando la síntesis de proteínas sanguíneas y tisulares de tal manera que algunos investigadores las clasifican como proteínas de metabolismo rápido, y adecuadas para situaciones de estrés metabólico en las que la reposición proteica es limitada. necesario más rápidamente (SGARBIERI, 2004).

    La proteína del suero tiene una estructura compuesta por beta-lactoglobulina (BLG), alfa-lactoalbúmina (ALA), albúmina sérica bovina (BSA), inmunoglobulinas (Ig's) y glicomacropéptidos (GMP). Presente en todos los tipos de leche, la proteína de la leche contiene alrededor de 80% de caseína y 20% de proteína de suero, porcentaje que puede variar dependiendo de la raza con la que se alimenta al ganado y el país de origen (HARAGUCHI, ABREU y PAULA, 2006). El suero puede obtenerse en el laboratorio o en la industria, a través de tres procesos principales: el proceso de coagulación enzimática, que da como resultado el coágulo de caseína, materia prima para la producción de queso y suero dulce; precipitación ácida a pH isoeléctrico, dando como resultado caseína isoeléctrica, que se transforma en caseinatos y suero ácido; separación física de micelas de caseína mediante microfiltración, obteniendo un concentrado de micelas y proteínas de suero, en forma de concentrado o aislado proteico (SGARBIERI, 2004).

    La proteína de suero puede presentar diferencias en la composición de sus principales nutrientes, variando según la forma utilizada para obtenerla. De media, 100g de proteína de suero tienen, de media, 414kcal, 80g de proteína, 7g de grasa y 8g de hidratos de carbono. Su composición media en relación a la composición de aminoácidos es 4,9 mg de alanina, 2,4 mg de arginina, 3,8 mg de asparagina, 10,7 mg de ácido aspártico, 1,7 mg de cisteína, 3,4 mg de glutamina, 15,4 mg de ácido glutámico, 1,7 mg de glicina, 1,7 mg de histidina, 4,7 mg isoleucina, 11,8 mg de leucina, 9,5 mg de lisina, 3,1 mg de metionina, 3,0 mg de fenilalanina, 4,2 mg de prolina, 3,9 mg de serina, 4,6 mg de treonina, 1,3 mg de triptófano, 3,4 mg de tirosina y 4,7 mg de valina, por gramo de proteína. Los BCAA constituyen un promedio de 21,21 TP3T y los aminoácidos esenciales constituyen aproximadamente 42,71 TP3T. En cuanto a los micronutrientes, la proteína de suero tiene una media de 1,2 mg de hierro, 170 mg de sodio y 600 mg de calcio por cada 100 g de concentrado proteico. La mayoría de las proteínas del suero contienen casi todos los aminoácidos esenciales en exceso, de acuerdo con las recomendaciones de ingesta diaria, excepto los aminoácidos aromáticos (fenilalanina, tirosina) que cumplen con las recomendaciones para todas las edades (HARAGUCHI, ABREU y PAULA, 2006).

    Según Sgarbieri (2004), las proteínas de suero tienen altas concentraciones de los aminoácidos triptófano, cisteína, leucina, isoleucina y lisina, las proteínas de suero solubles tienen un excelente perfil de aminoácidos, caracterizándolas como proteínas de alto valor biológico. Tienen péptidos bioactivos, que les confieren diferentes propiedades funcionales. Entre los aminoácidos esenciales destacan los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA), que favorecen el anabolismo, así como la reducción del catabolismo proteico, favoreciendo el proceso de ganancia de fuerza muscular y reduciendo la pérdida de masa muscular, principalmente durante la pérdida de peso. procesos. Estos aminoácidos también mejoran el rendimiento muscular al aumentar las concentraciones de glutatión, reduciendo así la acción de los agentes oxidantes en los músculos esqueléticos (VAN LOON, 2007).

    Se sabe que la proteína de suero es una de las fuentes nutricionales más ricas en precursores del glutatión, aumentando así sus concentraciones, las cuales se reducen durante la actividad física. Bajas concentraciones de glutatión alteran la integridad funcional y estructural de los tejidos musculares. Por tanto, la suplementación con fuentes que tengan altas concentraciones de cisteína reduce el estrés oxidativo inducido por actividades intensas, como el entrenamiento con pesas. Por tanto, el uso de proteína de suero es beneficioso para quienes practican ejercicios de fuerza (COLKER et al., 2000).

Reducción de grasa corporal

    Según Popkin (1998), el exceso de grasa corporal ha sido considerado un problema de salud pública durante muchos años. Los estudios han demostrado que el exceso de peso es un problema tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados, siendo considerado un factor de riesgo para la aparición de algunas enfermedades crónicas (FONTAINE, 1998). Los deportistas y personas que practican actividades físicas buscan, a toda costa, mantener un porcentaje bajo de grasa corporal, ya sea con el objetivo de mejorar el rendimiento físico o simplemente para mantener el bienestar físico y mental. Investigaciones han demostrado que las proteínas del suero favorecen el proceso de reducción de la grasa corporal, a través de mecanismos asociados al calcio, y al presentar altas concentraciones de BCAA. Estudios epidemiológicos han encontrado una relación inversa entre la ingesta de calcio, proveniente de la leche y sus derivados, y la grasa corporal. La explicación sería que una mayor ingesta de calcio reduce las concentraciones de hormonas calcitrópicas. En altas concentraciones, estas hormonas estimulan la entrada de calcio en los adipocitos. En los adipocitos, las altas concentraciones de calcio conducen a la lipogénesis y a una reducción de la lipólisis. Por lo tanto, la supresión de las hormonas calcitrópicas mediada por calcio puede ayudar a reducir la deposición de grasa en los tejidos adiposos (ZEMEL, 2004). La proteína de suero puede ofrecer una ventaja sobre la leche como fuente de calcio en personas intolerantes a la lactosa, ya que algunos suplementos a base de proteína de suero prácticamente no contienen lactosa, además de que tienen un bajo contenido en grasas.

    Los estudios demuestran que el alto contenido de BCAA que contiene la proteína de suero afecta a los procesos metabólicos de regulación energética, favoreciendo tanto los procesos de control como los de reducción de la grasa corporal. Las dietas con mayor ratio proteínas/hidratos de carbono son más eficientes para controlar la glucemia y la insulina posprandial, favoreciendo así la reducción de la grasa corporal y la conservación de la masa muscular durante la pérdida de peso. Las investigaciones han reevaluado la contribución de los BCAA a la homeostasis glucémica, ya que se degradan en los tejidos musculares en proporción a su ingesta. Esta degradación aumenta las concentraciones plasmáticas de los aminoácidos alanina y glutamina, que se transportan al hígado para producir glucosa. El ciclo alanina-glucosa aporta hasta 40% a la glucosa endógena producida durante la actividad física, y hasta 70% después de un ayuno nocturno, estabilizando así la glucemia durante los períodos de ayuno y reduciendo la respuesta de la insulina después de las comidas ( LAYMAN y BAUM, 2004; LAYMAN et al., 2003). Según Esmarck (2001), al aumentar las concentraciones plasmáticas de BCAA, el uso de proteína de suero en dietas destinadas a la pérdida de peso sería ventajoso debido a la reducción de la liberación de insulina posprandial y al maximizar la acción del hígado en el control de la glucemia. Debido al papel de la leucina en los procesos de síntesis de proteínas, altas concentraciones de este aminoácido favorecen el mantenimiento de la masa muscular durante la pérdida de peso (LAYMAN, 2003).

    En el estudio de Layman et al. (2003), las mujeres obesas fueron sometidas a dos tipos de dietas con el mismo valor calórico. El grupo 1 recibió una dieta con 1,5 g.kg-1.día-1 de proteína, con 22,3 g/día de BCAA, 9,9 g/día de leucina, 40% de energía proveniente de carbohidratos y 30% de lípidos. El grupo 2 recibió una dieta que contenía 0,8 g.kg-1.día-1 de proteína, con 12,3 g/día de BCAA, 5,4 g/día de leucina, 55% de energía proveniente de carbohidratos y 30% de lípidos. Los voluntarios de la investigación fueron monitoreados e instruidos sobre dieta y ejercicio físico. Después de 10 semanas, se observó que el grupo 1 tenía niveles de glucosa en sangre en ayunas más altos y niveles de glucosa en sangre posprandial más bajos. La dieta proteica generó un mejor control de la insulina posprandial, con valores más bajos. En otro estudio, con el mismo grupo de mujeres obesas y el mismo tipo de dietas, se observó que, después de 16 semanas, la dieta proteica conducía a una pérdida significativa de peso y grasa corporal y se traducía en una menor pérdida de masa magra.

    Hall y cols. (2003) compararon la caseína y las proteínas del suero en relación con sus efectos sobre el apetito, la percepción del hambre, la saciedad y las hormonas gastrointestinales. Observaron que, cuando los individuos ingirieron una solución que contenía 48 g de proteínas de suero, 90 minutos antes de una comida, mostraron una reducción significativa del apetito, la ingesta de energía y un aumento de la saciedad, en comparación con un grupo que ingirió la misma solución que contenía caseína. Este hecho puede estar relacionado con el aumento de las concentraciones sanguíneas de colecistoquinina (CCK) y péptido similar al glucagón GLP-1), generadas por la ingestión de la solución que contiene proteínas séricas. Por tanto, las proteínas del suero interfieren positivamente en la reducción de grasa por su alto contenido en calcio y, en consecuencia, por su acción sobre las hormonas calcitrópicas, y también porque actúan sobre las hormonas CCK y GLP-1. Su uso en dietas que buscan reducir peso ayuda a controlar la glucosa en sangre y preservar la masa muscular debido a las altas concentraciones de BCAA.

Efecto anticancerígeno

    Algunas investigaciones han demostrado que las proteínas y péptidos contenidos en la proteína del suero tienen una acción contra los cultivos de células malignas, teniendo una acción anticancerígena. El cáncer es una enfermedad compleja cuya inducción y desarrollo es multifactorial. Los estudios realizados por McIntosh et al. (1998); McIntosh y Le Leu (2001) comprobaron la acción de algunas proteínas consumidas en la dieta contra el desarrollo de tumores de colon inducidos por el carcinógeno 1,2-dimetilhidrazina. Los hallazgos de estos estudios revelaron que las dietas que contenían proteínas de suero inhibían la aparición y el crecimiento de tumores de colon de manera más significativa que las dietas que contenían proteínas de caseína, carne de res y soja. A partir de estos hallazgos, se concluye que las proteínas del suero actuaron de manera más efectiva para combatir la tumorigénesis inducida que otras proteínas consumidas. McIntosh et al. (1998), compararon en su investigación la eficiencia de dietas que contenían proteínas de suero 15%, proteínas de soja 15%, proteínas de soja 15% más lactoferrina 5% o proteínas de soja 15% más β-lactoglobulina 5%. Se observó que la suplementación que contenía proteínas de soja 15% más lactoferrina 5% o β-lactoglobulina 5% dio como resultado una inhibición de la formación de lesiones precancerosas tan eficientemente como la dieta con proteína de suero 15%. Por tanto, se destacó la importancia de estas proteínas séricas en la inhibición del proceso de carcinogénesis.

    Investigaciones realizadas en la ciudad de Campinas-SP, mediante la inducción de cáncer de colon en ratones con azoximetano, corroboraron la eficacia del uso de proteínas de suero en la inhibición de lesiones intestinales precancerosas y el desarrollo de tumores de colon tipo adenocarcinoma, así como estimulando la síntesis de glutatión hepático e inmunoglobulina M por las células del bazo (DIAS, 2004). En estos estudios se comparó el poder antitumoral de cuatro concentrados de proteína: un concentrado de proteína de suero, preparado en Campinas-SP, en una planta piloto (ZINSLY et al., 2001), un concentrado de proteína de suero preparado y patentado en Canadá, un concentrado de caseína concentrado y otro aislado de proteína de soja. La dieta utilizada fue AIN-93, con una de las proteínas enumeradas anteriormente como única fuente de proteínas (20 g de proteína/100 g de dieta).

    Los resultados demostraron que la cantidad y el tamaño de los tumores eran significativamente mayores en los animales con una dieta de proteína de soja, seguida de caseína, y significativamente menores en los dos concentrados de proteína de suero. No hubo diferencias significativas entre los dos concentrados de proteína de suero en ninguno de los parámetros analizados. Los resultados obtenidos confirmaron los reportados por investigadores de Canadá, Australia y otros países. Otros investigadores encontraron la capacidad inhibidora de las proteínas del suero en el cáncer de mama (HAKKAK et al., 1999), el cáncer de cabeza y cuello (CHMIEL, 1997) y en cultivos de células cancerosas (BOURTOURAULT et al., 1991).

Efecto protector sobre el sistema circulatorio y el corazón.

    Las proteínas del suero pueden actuar de varias maneras, protegiendo la salud de los sistemas circulatorio y cardíaco, contribuyendo a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Los estudios han demostrado un efecto positivo del uso de proteína de suero para reducir los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre y/o hígado (JACOBUCCI, 1999).

    Sautier et al. (1983) investigaron los efectos, en ratas, de dietas que contenían 23% de las siguientes proteínas: proteínas de suero, caseína, proteínas de soja o girasol. Los resultados mostraron que los niveles de colesterol eran más altos en las ratas alimentadas con caseína en comparación con las ratas alimentadas con proteína de suero. Aunque los valores de colesterol sérico total y HDL fueron idénticos en los grupos alimentados con proteína de suero, soja o girasol, se observó que la excreción fecal de esteroides neutros fue mayor para el grupo de proteína de soja. En cuanto al colesterol hepático, los niveles encontrados fueron significativamente más bajos en ratas con una dieta de proteína de suero, en comparación con aquellas con otras dietas. Por lo tanto, se concluye que, en comparación con la dieta de caseína, la dieta de proteína de suero redujo el colesterol total, sin interferir con la excreción de esteroides neutros. Las dietas de soja y girasol disminuyeron los niveles de HDL en sangre, y sólo la dieta de soja promovió un aumento en la excreción fecal de esteroides.

    Nagaoka et al. (1992) en su estudio compararon los efectos de la proteína de soja con los del suero en ratas. Los resultados obtenidos mostraron que los niveles de lípidos totales y colesterol se redujeron significativamente en el grupo que utilizó proteínas de suero en la dieta, siendo el efecto para las proteínas de suero más significativo que para las proteínas de soja. Otro aspecto de las proteínas del suero, que pueden contribuir a la salud cardiovascular y del sistema circulatorio, está relacionado con el descubrimiento de que la hidrólisis enzimática de algunas proteínas libera péptidos con acción hipotensora o antihipertensiva. Estos péptidos son capaces de inhibir la acción de la enzima que convierte la angiotensina I en angiotensina II (DA COSTA, 2004).

    La angiotensina I es un decáptido inactivo producido en los riñones, que se convierte en angiotensina II, un octapéptido con acción vasoconstrictora, actuando así para regular la presión arterial. Además de esta acción hipertensiva, la angiotensina II estimula la síntesis de la hormona aldosterona, que actúa reduciendo la excreción renal de líquidos y sales, aumentando así la retención de agua y el volumen de líquido en la célula. Las proteínas del suero pueden generar beneficios para el sistema cardiovascular gracias a sus propiedades. Su composición también incluye nutrientes que también son inhibidores de las lipoproteínas y de la lipoxidación arterial, así como péptidos derivados de la lactoferrina que han demostrado tener actividad anticoagulante, inhibiendo la agregación plaquetaria (LÉONIL, 2001).

Consideraciones finales

    A medida que avanza la ciencia de la Nutrición, queda clara la importancia de la relación entre nutrición y salud. De este estudio se puede concluir que el uso de proteínas de suero o proteínas de suero en la dieta constituye un valioso aliado en la reducción del riesgo de aparición de algunas enfermedades crónico-degenerativas, además de ser útil en la prevención y/o tratamiento de enfermedades patológicas. condiciones resultantes de una mala nutrición. Actualmente las proteínas de suero tienen un alto valor en el mercado, siendo uno de los complementos nutricionales más consumidos en general. Diversas investigaciones han demostrado los efectos fisiológicos beneficiosos de las proteínas del suero. Sin embargo, es necesario realizar más estudios en el área que consideren estos efectos en el cuerpo humano. A realização de mais estudos permitirá a comprovação dos achados até o presente momento, além de nortear o conhecimento científico acerca dos mecanismos de ação dessas proteínas, assim como estabelecer as quantidades adequadas de consumo visando à prevenção, a manutenção e melhoria no estado de saúde nos seres humanos. Se encontró que las proteínas solubles de suero tienen un excelente perfil de aminoácidos, siendo consideradas proteínas de alto valor biológico, además de tener péptidos bioactivos, que les confieren varias propiedades funcionales en el cuerpo humano. En su composición destaca la presencia de BCAA, que favorecen el anabolismo, así como la reducción del catabolismo proteico, favoreciendo la ganancia de fuerza muscular y reduciendo la pérdida de masa muscular durante el proceso de adelgazamiento. El contenido de calcio que se encuentra en la proteína de suero favorece la reducción de la grasa corporal. La incorporación de proteína de suero genera una mejora en el rendimiento muscular, debido al aumento de la concentración de glutatión, reduciendo la acción de los agentes oxidantes en el organismo. Por lo tanto, la proteína de suero juega un papel importante en la salud humana, por ejemplo, en el control de la presión arterial, como agente reductor del riesgo cardíaco y como agente anticancerígeno.


Referencias bibliográficas

BOUNOS, G; KONGSHAVN, PAL Influencia de las proteínas dietéticas en el sistema inmunológico de ratones. J Nutr 1982; 112:1747-55.
BOURTOURAULT, M; BULEÓN, R; SAMPÉREZ, S; JOUAN, P. Efecto de las proteínas del lactosuero bovino sobre la multiplicación de células cancerosas humanas. CR Soc Biol 1991; 185:319-23.
CHMIEL, JF Efectos antitumorales de la proteína de suero dietética y su valor para pacientes con cáncer de cabeza y cuello. En: Federación Internacional de Lácteos: Actas de la 3ª Conferencia Internacional de Suero; 1997.Chicago. Bruselas, Bélgica: Federación Internacional de Lácteos; 1998. pág. 310-4.
COLKER, CM; SWAIN, MA; FABRUCINI, B; Shi, Q.; KALMAN, DS Efectos de los suplementos de proteínas sobre la composición corporal y la fuerza muscular en adultos varones atléticos sanos. Investigación terapéutica actual. Vol. 61. Núm. 1. 2000. p. 19-28.
DA COSTA, EL Efecto del procesamiento térmico y enzimático en la obtención de hidrolizados de aislado de proteína de suero con actividad antihipertensiva [tesis]. Campinas. Facultad de Ingeniería de Alimentos, Universidad Estatal de Campinas; 2004.
DIAS, NFGP Propiedades inmunoestimulantes y antitumorales de concentrados de proteína de suero bovino, caseína y un aislado de proteína de soja [tesis]. Campinas: Facultad de Ingeniería de Alimentos, Universidad Estatal de Campinas; 2004.
ESMARCK, B; ANDERSEN, JL; OLSEN, S; RICHTER, EA; MIZUNO, M; KJAER, M. El momento de la ingesta de proteínas después del ejercicio es importante para la hipertrofia muscular con entrenamiento de resistencia en humanos de edad avanzada. J Physiol. 2001; 535(1):301-11.
FONTAINE, KR; FE, EM; ALLISON, DB; CHESKIN, LJ Peso corporal y cuidados de la salud en mujeres de la población general. Arch Farm Med. 1998; 7(4):381-4.
HAKKAK, R; KOROURIAN, S; RONIS, M; IRBY, D; KECHCLANA, S; ROWLAND, C; et al. Prevención dietética del cáncer de mama en ratas hembras multíparas mediante proteína de suero, pero no con aislado de proteína de soja. Proc Am Assoc Cancer Res 1999; 40:2010
SALA, WL; MILWARD, DJ; LARGO, SJ; MORGAN, LM La caseína y el suero ejercen diferentes efectos sobre los perfiles de aminoácidos plasmáticos, la secreción de hormonas gastrointestinales y el apetito. Brit J Nutr. 2003; 89(2):239-48.
HARAGUCHI, FK; ABREU, WC; PAULA, H. Proteínas de Suero: Composición, Propiedades Nutricionales, Aplicaciones en el Deporte y Beneficios para la Salud Humana, Revista de Nutrição. Campinas. Vol. 19. Núm. 4. 2006. p. 479-488.
JACOBUCCI, HB Influencia de diversas fuentes de proteínas en los niveles de colesterol, triglicéridos y lipoproteínas en sangre y hígado [disertación]. Campinas: Facultad de Ingeniería de Alimentos, Universidad Estatal de Campinas; 1999.
LAYMAN, DK; BAUM, JI Impacto de las proteínas dietéticas en el control glucémico durante la pérdida de peso. J Nutr. 2004; 134(4):968s-73s.
LAYMAN, DK; SHIUE, H; SATHER, C; ERICKSON, D; BAUM, J. El aumento de proteínas en la dieta modifica la homeostasis de la glucosa y la insulina en mujeres adultas durante la pérdida de peso. J Nutr. 2003; 133(2):405-10.
LEONIL, J; BOS, C; MAUBOIS, JL; TOMÉ, D. Proteínas en leche, nutrición y salud. París: Tec. & Doc. 2001. pág. 45-83.
LÖNNERDAL, B. Importancia nutricional y fisiológica de las proteínas de la leche humana. Soy J Clin Nutr. 2003; 77(6):1537-43.
MCINTOSH, GH; ROYLE, PJ; LE LEU, RK; REGÍSTRESE, VAYA; JOHNSON, MA; Gristed, RL; et al. ¿La proteína de suero como ingrediente alimentario funcional? Int Lácteos J 1998; 8:425-34.
MCINTOSH, GH; LE LEU, RK La influencia de las proteínas dietéticas sobre el riesgo de cáncer de colon. Nutr Res 2001; 21:1053-66.
NAGAOKA, S; KANAMURU, Y; KUZUYA, Y; KOJIMA, T; TOMOTSU, K. Estudios comparativos sobre la acción reductora del colesterol sérico de la proteína de suero y la proteína de soja en ratas. Biosci Biotech Bioch 1992; 56:1484-5.
POPKIN, BM La transición nutricional y sus implicaciones para la salud en países de bajos ingresos. Salud Pública Nutrición. 1998; 1(1):5-21.
SALZANO, Jr. I. Suplementos nutricionales: aplicaciones prácticas en el deporte, desempeño humano y extensión de la vida. Serie Simposio 007; San Pablo; 1996-2002. PAG. 75-202.
SAUTIER, K; DIENG, K; FLAMENTO, C; DOUCET, C; SUQUET, JP; LEMONNIER, D. Efectos de la proteína de suero, caseína, proteína de soja y girasol sobre el suero, tejido y esteroides fecales en ratas. Hno. J Nutr 1983; 49:313-9.
SGARBIERI, VC Proteínas en alimentos proteicos: propiedades-degradaciones-modificaciones. São Paulo: Varela; 1996. 517p.
SGARBIERI, VC Propiedades fisiológico-funcionales de las proteínas del suero. Revista de nutrición. Campinas. Vol. 17. Núm. 4. 2004. p. 397-409.
VAN LOON, LJC Aplicación de proteínas o hidrolizados de proteínas para mejorar la recuperación post-ejercicio. Revista internacional de nutrición deportiva y metabolismo del ejercicio. Vol. 17. Núm. 2007. p. 104-117.
ZEMEL, MA Papel del calcio y los productos lácteos en la distribución de energía y el control del peso. Soy J Clin Nutr. 2004; 79(5):907s-12s.
ZINSLY, PF; SGARBIERI, VC; PEREIRA DÍAS, NFG; JACOBUCCI, HB; PACHECO, MTB; BALDINI, VLS Producción piloto de concentrados proteicos de leche bovina: composición y valor nutricional. Braz J Alimentos Tecnol 2001; 4:1-8.

*Fuente: EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 18, Nº 187, Diciembre de 2013.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *